Columnas

Columna de opinión: «Post votación Cámara de Diputados»

880views

Después del triste espectáculo mostrado  por nuestros «honorables», el futuro es aún más triste, no para los profesores y familias de profesores que hemos emprendido la noble tarea de educar y con ello, de aportar significativamente al desarrollo de nuestro país -es importante recordar que Chile es el segundo país de la OECD que más ha mejorado sus índices educacionales en estos últimos diez años- sino que, para los miles de apoderados que han confiado sus hijos en estos educadores.

Este gobierno con un enfoque trasnochado y sesgado ideológicamente pretende forzar el cierre de los Colegios Particulares Subvencionados, imponiendo normas que la mayoría de los establecimientos no podrán cumplir. En efecto, es absurdo pretender que un sostenedor tenga que transformar su personalidad jurídica en una entidad de beneficencia, y más aún que el edificio del colegio patrimonio familiar y personal -que en el 80% de los casos es lo único que tienen- sea traspasado a esta entidad benéfica, recuperando solamente 1,7 veces el valor de avalúo fiscal, ¿estarán este ministro o sus asesores disponibles a desprenderse de su casa a este valor?

Por otra parte hay algunas autoridades que señalan que andamos haciendo la campaña del terror de un sector político y además ponen en duda nuestra vocación de educadores, nosotros les decimos enfáticamente que la demostración de vocación infinita la damos todos los días educando a niños vulnerables en sectores periféricos de las ciudades donde el estado por décadas no ha construido nada, y además su miopía no les deja ver que el mundo particular subvencionado es transversal a todos los sectores políticos y que solo nos interesa que las políticas públicas se orienten a generar un sistema basado en la calidad de los procesos educativos, de manera de aportar al desarrollo de nuestro chile, paradójicamente no hay ninguna palabra de esto en esta reforma.

Hubiese sido más fácil y responsable comenzar por una reforma orientada a mejorar la calidad de los colegios municipales, a pagar la deuda histórica de los profesores y a establecer mayores incentivos para los docentes que trabajan en situaciones de vulnerabilidad. Con ello la supuesta migración al sector «publico» se habría sido natural y no con estas tensiones que demuestran la enorme desconfianza de este gobierno en el sector privado.

Andrés Carter P.

Presidente RedCol Bío Bío